Blog

ISO 26000: Claves y principios de la norma

ISO 26000: ¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa (RSC)?

La norma ISO 26000 desarrolla la responsabilidad social corporativa. Esta cuestión tiene una importancia cada vez mayor en la gestión de los procesos y la marca de las organizaciones, siendo su impacto muy relevante para entidades de todos los sectores.

Según la ISO 26000, la responsabilidad social corporativa es “La responsabilidad de una organización, en relación con los impactos de sus decisiones y actividades en la sociedad y el medio ambiente, a través de un comportamiento transparente y ético que:

  • Contribuya al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad.
  • Tenga en cuenta las expectativas de las partes interesadas.
  • Cumpla con la ley aplicable y sea consistente con las normas internacionales de comportamiento.
  • Esté integrado en toda la organización y se lleve a la práctica en sus relaciones.
  • Permita satisfacer, mediante el desarrollo sostenible, las necesidades de la sociedad viviendo dentro de los límites ecológicos del planeta y sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades”.

Los objetivos de ISO 26000

La norma ISO 26000 es un estándar internacional que a diferencia de otras normas ISO, no es certificable, y no contiene requerimientos formales. Es una guía que cada organización considerará de forma voluntaria.

  • Su objetivo es:
    • Ofrecer buenas prácticas y recomendaciones.
    • Facilitar una guía que permita:
      • Detectar oportunidades de mejora en materia de responsabilidad social corporativa.
      • Evaluar o medir la responsabilidad social corporativa de las entidades.
    • Fomentar la responsabilidad social corporativa, teniendo en cuenta a los grupos de interés, de forma que se contribuya al desarrollo ambiental, social y económico sostenible en los productos, servicios o procesos de la entidad.

Esta norma hace referencia también a otros estándares relacionados, como son los GRI Standards, la declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas o las diferentes guías de la OECD y trata, entre otras, cuestiones relativas a derechos humanos, relaciones de trabajo, medioambiente o la influencia de la entidad en la sociedad.

Cabe destacar que propone siete principios fundamentales:

  • Responsabilidad (accountability).
  • Comportamiento ético.
  • Respeto por los intereses de las partes interesadas.
  • Respeto por el estado de derecho.
  • Respeto a las normas internacionales de comportamiento.
  • Respeto a los derechos humanos.
ISO26000-rsc

En relación con todas estas cuestiones y de una manera muy similar al requerimiento de la Ley 11/2018 de información no financiera, la entidad deberá hacer un análisis que permita entender cuáles de estas cuestiones son las más relevantes o materiales para la organización.

La realización del análisis de materialidad se podría basar en los siguientes puntos:

  • Identificación de todas las cuestiones mencionadas anteriormente (derechos humanos, relaciones de trabajo, medioambiente, influencia de la entidad en la sociedad, pero también de otras como cadena de valor, igualdad de género, comunicación con partes interesadas, implicación de la alta dirección, etc.), para poder evaluar la importancia de estas para la organización.
  • Adecuada gestión de responsabilidades: Se deberán identificar los responsables de cada una de las cuestiones involucradas en el análisis.
  • Consideración de la materialidad de cada aspecto para la organización y respecto de sus grupos de interés. Reporting del estado de las organizaciones en estas materias, así como la definición de prioridades en base al análisis efectuado.

Por último, cabe destacar varios factores clave en relación con el desarrollo de un sistema de gestión de responsabilidad corporativa:

  • Oportunidad de mejora, mediante el desarrollo de incentivos en materia de responsabilidad social.
  • Revisión periódica de áreas funcionales, mediante el seguimiento de los aspectos de sostenibilidad, así como su implementación y posterior rendición de cuentas.
  • Implementación de procesos para una debida comunicación con los grupos de interés de la organización.
  • Llevar a cabo una “Due Dilligence”, que permitirá conocer cómo responde la organización para todas estas materias, así como detectar oportunidades de mejora que finalmente permitirán el crecimiento sostenible de la organización.

Queda claro por tanto que, dado que la responsabilidad social corporativa ha pasado a ser una cuestión de especial importancia para todas las organizaciones, una adecuada gestión en este sentido puede ser decisiva para su crecimiento y desarrollo.

Para poder gestionar la responsabilidad social corporativa de la organización debidamente, será fundamental contar con una herramienta como GlobalSUITE®, que permite definir los roles relevantes, centralizar el análisis y facilitar la recolección y gestión de toda información necesaria.

Esta gestión de información, mediante la medición de la responsabilidad social corporativa de la organización, es el aspecto más importante de la norma, ya que permite desarrollar los factores clave mencionados anteriormente. Esta medición se lleva a cabo mediante la definición de un catálogo de indicadores, que abarque la totalidad de los puntos a evaluar. Considerando cuestiones medioambientales, de derechos humanos, o de empleo, que deberán ser evaluadas periódicamente por las áreas funcionales que se hayan definido previamente.

Así mismo, el equipo de consultoría de GlobalSUITE Solutions, cuenta con conocimiento experto en el desarrollo de proyectos de reporting en materia de la Ley 11/2018 de información no financiera, cuya aplicabilidad a las organizaciones se va a ampliar a finales de 2021.

Más artículos

Menú