ISO 9001 e ISO 14001: Próximas novedades y cambios 2015

Por Ángel Ortega – Consultor de Sistemas de Gestión

A día de hoy cualquier organización conoce la existencia de normas Internacionales que permiten una mejora en la gestión de los procesos internos desde diferentes ámbitos, como puede ser la Calidad, la Seguridad, Continuidad de Negocio, etc.
Estas normas, son de aplicación a cualquier tipo de organización y las más conocidas y “populares” son publicadas por parte de ISO (International Organization for Standardization), al disponer de un reconocimiento internacional.
Una vez publicadas son revisadas de manera periódica e indeterminada por parte de ISO, ya que los preceptos que pretenden gestionar y mejorar, quedan obsoletos con el paso de los años debido a los grandes cambios que se producen en el ámbito empresarial.
Dicho esto, dos de las normas sobradamente conocidas a nivel internacional, como son la ISO 9001 e ISO 14001, van a sufrir una profunda actualización durante el año 2015 convirtiéndose en la principal novedad a nivel internacional.
A modo de resumen, el principal cambio que sufrirán ambos estándares (9001 y 14001) será a nivel estructural y a la inclusión de una gestión de riesgos en el caso específico de la norma de gestión de Calidad.

El cambio de estructura se debe a la publicación del Anexo SL en 2012 por parte de ISO, que viene a unificar la estructura de las normas, consiguiendo mayor efectividad y eficiencia en su implementación, mantenimiento y proceso de auditoría para la certificación. Este Anexo ya ha sido utilizado para la publicación de normas como la ISO 22301 (Continuidad de Negocio) y la actualización de la ISO 27001 (Seguridad de la Información).
Los puntos que pretende unificar el Anexo SL en el Sistema de Gestión de Calidad y Medio Ambiente son la determinación del contexto y partes interesadas de las organizaciones a la hora de establecer correctamente el alcance, la muestra y potenciación de liderazgo por parte de la Dirección de la organizaciones, estableciendo para ello una Política del Sistema de Gestión o aportando los recursos de soporte necesarios para la correcta gestión del mismo, apoyando a los recursos implicados para que sean formados adecuadamente en las tareas que le sean asignadas y terminando por la unificación de puntos comunes como la gestión de No Conformidades, Revisión por Dirección o Auditorías Internas, entre otros. Sin embargo, el Anexo SL se reserva un apartado específico que variará de una norma a otra y en el que se identifican los requisitos necesarios para gestionar la Calidad (9001) o la Gestión Ambiental (14001).
Respecto a la norma ISO 14001, su mayor actualización ha sido estructural y el resto de modificaciones son sustanciales tales como la implicación de la Dirección en la gestión medio ambiental o la revisión de los impactos organizacionales, cuyo objetivo es permitir la definición del impacto ambiental sobre las empresas, más que el impacto que ellas ejercen sobre el ambiente, lo cual ha sido considerado como una debilidad en la actual versión de ISO 14001.
Otra de las novedades 2015 es la integración en la norma ISO 9001 del concepto gestión de riesgos que establece con ello la necesidad de evaluar por parte de la organización los riesgos que puedan afectar al sistema de calidad y la conformidad del producto o servicio entregado al cliente, de manera que el sistema se pueda planificar y controlar adecuadamente, siendo la base para la toma de decisiones estratégicas o el establecimiento de objetivos.

Asimismo, es necesario destacar que la nueva versión de la ISO 9001 deja total libertad a las organizaciones para establecer las medidas necesarias y enfoque basado en el riesgo, pudiendo apoyarse para ello en herramientas específicas como la ISO 31000 (Gestión de Riesgos). La estructura de actividades que propone es la siguiente:

  • Identificación de los riesgos de la organización.
  • Análisis y priorización de los riesgos detectados.
  • Planificación de acciones para hacer frente a los riesgos, mitigando las consecuencias.
  • Implementación de un plan de actuación, teniendo en cuenta los recursos de la organización.
  • Aprendizaje de la experiencia, siendo la base de la mejora continua en la organización.

Con todo ello la orientación de la nueva norma ISO 9001 respalda la implementación de un sistema mucho más preventivo y mejor planificado que en anteriores versiones, pero para ser eficaz, debe formar parte de la cultura de una organización.

Para finalizar, destacar que las normas serán publicadas en septiembre de 2015, siendo un requerimiento para las empresas que actualmente disponen de los certificados de Calidad y Medio Ambiente, migrar a la futura versión en un plazo de 3 años para adaptarse a los nuevos requerimientos de las versiones 2015.

¿Qué le parecen estas novedades?

Si desea conocer más información sobre las mismas y nuestra metodología de trabajo no dude en contactarnos.